Saltar al contenido
Cuentos Para Niños

El traje nuevo del emperador

Lee este espectacular cuento de un hombre muy rico: EL traje nuevo del Emperador

Hace mucho tiempo atrás, vivía un emperador muy rico que siempre estaba pendiente de lucir las mejores prendas. Dos y tres veces en el mismo día, gustaba el emperador de cambiar sus vestidos y llenarse de lujosas joyas. Los sastres del reino trabajaban sin descanso para proveer a su señor con nuevos trajes, llenos de brillos y magníficas telas.

Cierto día, aparecieron en el reino dos ladrones muy bribones que decidieron estafar al emperador. Los ladrones aseguraban poseer las mejores telas, y confeccionar ajuares nunca antes vistos. Como era de esperar, el emperador quedó deslumbrado por las promesas de los ladrones y les pagó una gran suma de dinero para que comenzaran a trabajar.

El traje nuevo del emperador

Durante varios días, los bribones se quedaron en una habitación del palacio simulando que tejían hermosos vestidos, pero en realidad, solo se dedicaban a cobrar más oro y beber y comer a sus anchas. El emperador, deseoso de conocer cómo avanzaba la obra, envió un sirviente a la habitación de los ladrones.

Al llegar al lugar, el joven sirviente quedó consternado cuando vio el telar vacío, pero los ladrones le aseguraron que el vestido estaba hecho de una tela mágica y que los tontos e ignorantes no serían capaz de verla. “¡Claro que la veo! ¡Es hermosa!” exclamó el sirviente con temor a parecer tonto, y marchó a contarle a su señor.

El emperador, sin poder contener su curiosidad, partió a contemplar la obra maestra. Al llegar quedó sorprendido de no ver nada, pero como no podía parecer ignorante delante de sus súbditos, disimuló su sorpresa y exclamó con alegría: “¡Es hermoso! ¡Nunca había visto nada tan maravilloso en mi vida!”. Y decidió llevarlo puesto en la ceremonia del palacio al día siguiente.

Cuando llegó la hora, el emperador salió ante su pueblo completamente desnudo. Las personas miraban aturdidas el espectáculo, pero nadie se atrevía a pronunciar palabra alguna. A pesar de los murmullos, el emperador prosiguió la marcha, convencido que todo aquel que le miraba asombrado, era por pura ignorancia y estupidez. Pero en realidad ¡Era todo lo contrario!

Este cuento sirve para demostrar que nunca debemos llevarnos por criterios ajenos, sino decir la verdad siempre y pensar por nuestra propia cabeza.

Video del Cuento El traje nuevo del emperador

Hoy traemos el cuento El traje nuevo del emperador en video para que puedas disfrutarlo con tus seres queridos