Saltar al contenido
Cuentos Para Niños

La gata encantada

Lectura del cuento corto la gata encantada

Cuentan que cuentan, de un lejano castillo donde vivía un príncipe joven y apuesto, con el que todas las muchachas jóvenes del reino querían casarse. Sin embargo, el príncipe no reparaba ni siquiera en la más bella, sino que pasaba todo su día en compañía de su mascota, una gata cariñosa y pequeña de nombre Zapaquilda.

Cierto día, se encontraba el príncipe como de costumbre jugando con su gata a los pies de la chimenea, cuando de repente exclamó: “Me gustaría que fueras una mujer, Zapaquilda, para casarme contigo”. Y en ese instante, apareció un hada milagrosa ante los ojos del joven príncipe, que con tres toques leves en el suelo, convirtió a la pequeña gata en una mujer deslumbrante y hermosa.

La gata encantada

El príncipe, asombrado y feliz, anunció al momento su casamiento con la joven Zapaquilda. Y para la mañana siguiente, se encontraba el palacio repleto de invitados que contemplaban la belleza de la novia. Fue entonces cuando ocurrió la desgracia, pues por el inmenso salón atravesaba a toda velocidad un ratoncillo, y al verle Zapaquilda, se abalanzó sobre el asustado animalillo y se lo embuchó de un solo movimiento.

Arrepentido de su deseo, el príncipe quiso de vuelta al hada milagrosa, para que devolviera la forma de gata a su querida Zapaquilda. Pero esto nunca ocurrió, y el jovenzuelo tuvo que vivir el resto de su vida viendo a su esposa devorar los ratones del palacio, convencido de que a veces, hay que tener cuidado con las cosas que se desean.