Saltar al contenido
Cuentos Para Niños

El perrito callejero

Lectura del Cuento lleno de fantasia infantil: El perrito callejero BEBO tienes que leer este bonito cuento

Ésta era una vez un perrito callejero de nombre Bebo. Como no tenía dueño, Bebo dormía a la intemperie y casi nunca tenía nada que comer. Un buen día, mientras el perrito trataba de dormir muerto de frío y su estómago rugía de tanta hambre, Bebo sintió que alguien se la acercaba.

¿Quién podría ser? Tal vez era una persona noble que lo llevaría a su casa y le daría comida, aunque también podía ser un gato flacucho como él buscando dónde cobijarse. Cuando la sombra se acercó, Bebo pudo reconocer a su amigo Toncho, un perro pequeño de pelos largos y sucios.

El perrito callejero

“Hola amigo”, dijo Toncho titiritando de frío. “Hola viejo amigo, no te había reconocido. Apenas alcanzo a ver porque estoy muy viejo”. “¿Qué te parece si rondamos el restaurante de la esquina? Tal vez nos den algo de comer”, dijo Toncho, pero Bebo no quiso moverse del lugar. “Me encantaría acompañarte, Toncho, pero ya no tengo fuerzas para caminar”.

Entonces, Toncho decidió salir por su cuenta a buscar comida para su viejo amigo, y en el camino se encontró con el gato Misi. “¿A dónde vas, Toncho?”, dijo el minino escondido entre unos viejos cartones. “Voy a buscar algo de comida para Bebo que está enfermo de frío”, “Pues yo buscaré algo para cobijarlo y darle calor”, dijo Misi rápidamente.

Al cabo de unos minutos, el gato se encontró con Chester el ratón. “¿A dónde vas, Misi?”, dijo Chester saliendo de una alcantarilla. “Voy a buscar algo para cobijar a Bebo. Está muy enfermo y muerto de frío”. “Pues yo buscaré un poco de jarabe para que no se resfríe”, dijo el ratón y salió corriendo hacia la farmacia.

Cuando el perrito Toncho llegó al restaurante, se escurrió por la puerta del fondo y pudo encontrar un trozo de carne en el depósito de los deshechos. Al verlo, el cocinero decidió seguirlo para ver a dónde se dirigía con el trozo de carne.

Mientras tanto, el gato Misi se había colado en la tintorería y en la caja de retazos descubrió un pedazo de tela confortable con la que Bebo podría cubrirse y protegerse del frío. La dueña de la tintorería vio al gato y decidió seguirlo para ver a dónde se dirigía.

Finalmente, el ratón Chester hurgó entre la basura de la farmacia y pudo encontrar un frasco de jarabe al que aún le quedaba algo de medicina. Cuando el boticario vio al ratón, no pudo resistir la curiosidad y le siguió para ver a dónde se dirigía con el frasco de jarabe.

Al cabo de unos minutos, los tres amigos llegaron al callejón donde permanecía Bebo. El perrito Toncho le ofreció el trozo de carne, el gato Misi lo cubrió con la tela, y el ratoncito Chester le inclinó el frasco de jarabe para que se lo tomara. Mientras todo aquello sucedía, el cocinero, la tintorera y el boticario contemplaban desde lejos cómo los animales atendían a su amigo Bebo, y fue tanta su emoción que decidieron acercarse para contemplar de cerca al animalito.

“Pobre perrito. Todos los días vendré a traerle comida de mi restaurante”, dijo el cocinero al instante. “Yo lo cubriré con mantas para que no pase frío”, dijo la tintorera emocionada. “Pues yo lo llevaré conmigo a mi farmacia para que no se enferme nunca más”, exclamó el boticario, y lo levantó entre sus brazos para llevarlo lejos de allí.

Desde entonces, Bebo no tuvo que pasar frío ni sufrir de hambre en las calles. El cocinero le trae comida a la farmacia todas las noches, la tintorera le cose mantas confortables y calentitas para que siempre esté protegido, y el boticario vela porque nunca se enferme con sus remedios y jarabes.

¿Y los amigos de Bebo? Pues ellos también lo visitan y comparten con él su comida y sus mantas, mientras Bebo les agradece por todo lo que hicieron, contándoles historias y cuentos de su infancia hasta quedar todos dormidos en la comodidad de la farmacia.

Video del Cuento El perrito callejero

Hoy traemos el cuento El perrito callejero en video para que puedas disfrutarlo con tus seres queridos